01.2ª.03 EMBRIOLOGIA DEL OIDO INTERNO

                                                      

   NOTA: para conseguir imágenes de este tema puede recurrir a nuestra Sección Atlas: EMBRIOLOGÍA.

               

                    

  • Laberinto membranoso.

      ▪   Placoda auditiva.

      ▪   Vesícula ótica.

      ▪   Cóclea.

          Histogénesis de la cóclea.

          Formación de las fibras nerviosas sensoriales.

 

  • Laberinto óseo.

         Osificación.

          Histogénesis de la cápsula ósea. 

           Fissula ante fenetram.

 

  • Embriología de los espacios perilinfáticos.

  

                      

                                 

   LABERINTO MEMBRANOSO.

                                        

                                                                               

   Placoda auditiva.

   La primera manifestación embrionaria del desarrollo del órgano auditivo en el hombre es la formación de la placoda auditiva. Esto ocurre hacia la 3ª semana (día 18), cuando a cada lado del embrión, en la región rombencefálica, por encima del primer surco branquial, comienza a formarse un engrosamiento en el ectodermo que corresponde a la misma. Este primordio auditivo va a ser el origen del oído interno.

   La formación de la placoda, así como su posterior desarrollo, están determinados por una serie de factores o mecanismos de inducción que van a ejercer su acción simultánea o sucesivamente. La inducción primitiva procede del cordón mesoblástico anterior, ejerciendo una inducción secundaria el rombencéfalo. Cualquier fallo en esta inducción se traducirá en malformaciones del oído interno.

   Por acción de los factores inductores, la proliferación celular de la placoda es más intensa en su cara interna que en su cara externa, e igualmente, es mayor en el centro que en la periferia, lo que hace que la placoda comience a invaginarse enseguida. Al invaginarse va tomando forma de una depresión ectodérmica o fosita: fosita auditiva o fosita ótica. La fosita se va cerrando y da lugar a la vesícula auditiva u otocisto, constituida por una minicavidad que poco a poco se queda aislada del ectoblasto superficial por su invaginación activa y se va sumergiendo en el mesénquima que llega a rodearla totalmente. Esto ocurre a los 25 días en un embrión de unos 5-6 mm.

                                                                                                      

                                      

                                               

   Vesícula ótica.

   Hacia el día 25 la vesícula ótica está ya formada en el embrión de 4-6 mm, permanece sin cambios hasta el día 31, y hacia los 70 días, esta simple vesícula ha dado lugar a lo esencial del oído interno: el laberinto membranoso. La vesícula contiene en su interior líquido endolinfático proporcionado por vasos particulares adyacentes a su epitelio.

   De la cara infero-interna de la vesícula se desprenden cc que formarán el ganglio estatoacústico. Sus dendritas estarán en contacto con los elementos sensoriales del oído interno y sus axones conducirán los estímulos hacia el SNC.

 

                                                         

 

 

         Para continuar con este capítulo descargar tema completo